(BPT) - (BPT) - Según el Centro Nacional de Educación, al menos uno de cada cuatro niños estadounidenses será víctima de bullying (acoso escolar o intimidación) en algún momento de la etapa escolar, y los niños con discapacidades son dos veces más propensos al bullying.

Incluso aquellos destinados a alcanzar la celebridad como actores galardonados pueden ser objeto de intimidación. “Durante la infancia, mi discapacidad me hizo blanco de los bullies (abusadores o intimidadores), afirma RJ Mitte, el conocido actor que protagonizó el papel de Walter “Flynn” White Jr. en la serie televisiva Breaking Bad de AMC. Al igual que su personaje, Mitte tiene parálisis cerebral. El actor, ex paciente de los Hospitales Shriners para Niños(R), ha colaborado con la organización para promover la campaña #NoAlBullying del 2017 contra el acoso escolar.

“Fui acosado, golpeado, e incluso me rompieron una mano”, recuerda. “Ahora tengo la oportunidad de darle voz a quienes tienen discapacidades, y promover su aceptación”.

Comprender en qué consiste el bullying o acoso escolar

El 28 por ciento de los niños desde el sexto al doceavo grado han sido víctimas de acoso escolar, y el 70 por ciento de los jóvenes afirman que han sido testigos de un acto de bullying en sus escuelas, según el Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos (HHS, por sus siglas en inglés). Si bien el acoso cibernético es el que acapara los titulares de noticias, es en realidad el menos común. Los más frecuentes son los ataques verbales y sociales.

Los bullies tienden a intimidar a niños que consideran “diferentes”, lo que coloca a los niños con discapacidades en mayor riesgo de ser sus víctimas. La vulnerabilidad física, la apariencia y las dificultades sociales o emocionales pueden hacer que los niños con discapacidad sean un blanco fácil para los hostigadores.

Según el HHS, “el bullying persistente puede provocar o empeorar los sentimientos de aislamiento, rechazo, exclusión y desesperación, así como la depresión y la ansiedad¨.

No al bullying

Los expertos coinciden en que enfrentar a los bullies o abusadores es la mejor manera de eliminar el acoso escolar tanto si la persona que lo hace es la víctima o un espectador. De hecho, el HHS reporta que, cuando un testigo de bullying lo denuncia, en el 57 por ciento de los casos de intimidación cesa en 10 segundos.

Mediante la campaña #NoAlBullying, los Hospitales Shriners para Niños ofrecen algunos consejos a padres y niños para prevenir y eliminar el acoso escolar:

* Además de ser modelos de conducta, los padres deben enseñar a sus hijos las tres R de la prevención del acoso escolar: Respeto, Reconocimiento y Respuesta. Los niños deben mirar más allá de las diferencias para ver y respetar las capacidades y valores de los demás. También deben conversar y tratar der conocer e incluir a personas que consideran “diferentes”, o a alguien a quien se le está tratando de forma diferente. Finalmente, si son testigos o víctimas de acoso escolar, no deben quedarse callados y deben hablar con un adulto sobre lo ocurrido.

* Ayude al niño a identificar maneras de enfrentar el bullying, ya sea como víctima o espectador. Por ejemplo, el niño que está siendo hostigado podría optar por alejarse e ignorar el abuso, decirle con calma al bully o abusador que deje de molestarlo, o demostrar aburrimiento o falta de interés en las palabras ofensivas del abusador. Por su parte, los niños que sean testigos de un acto de bullying pueden decirle al hostigador que deje de hacerlo, o informar del caso a un adulto.

* Anime a los niños a realizar actividades que les gusten y les den la oportunidad de conocer a otros niños con intereses similares. Las actividades pueden contribuir a que los niños tengan más confianza en sí mismos, así como hacer amistades que les ayudarán a protegerse del acoso escolar.

* Ayude a los niños a entender que los bullies buscan siempre una respuesta emocional en sus víctimas. Actuar con seguridad y confianza no solo ayuda al niño a sentirse seguros en sí mismo, sino que también puede desviar el interés del abusador. Practique estrategias y ejercicios que ayuden a los niños a calmarse y sentirse más seguros de sí mismos, como tomar un breve descaso cuando se sientan enojados, o respirar concentrándose en inhalar y exhalar para aliviar el estrés.

* Pregunte sobre las reglas contra el acoso escolar en la escuela de su hijo, y averigüe sobre las leyes estatales al respecto, para estar así informado de los recursos disponibles.

“Es hora de reconocer nuestras diferencias”, concluye Mitte. “Es hora de aceptar a los demás tal y como son. Es hora decirle no al bullying".

Para obtener más información sobre cómo prevenir el acoso escolar y descargar herramientas útiles con ese propósito, visite el sitio web NoAlbullying.org.